Dani Martín y sus fans se reencontraron con El Canto del Loco en Madrid

Eran las 19:30 hrs del 28 de abril y las puertas del Wizink Center de Madrid se abrieron una vez más con el fin de acoger exclusivamente a esos fans de Dani Martín que habían esperado más de un año desde que compraron la entrada para ser los primeros en conocer su gira “Grandes éxitos y pequeños desastres”. No llovía y salía el sol de vez en cuando, pero el frío primaveral fue uno de los principales motivos para desear encontrar cuanto antes nuestro lugar en el pabellón. Aunque la espera no se hacía tan pesada si tenías una buena compañía al lado, dos horas después llegó ese momento tan ansiado. Tres, dos, uno y un “kikikiriki” de su amigo el gallo ocasionaron las risas, la euforia y los gritos de todos los presentes. “Hace unos meses secuestré a Dani Martín y conseguí que perdiera su voluntad. Todo lo que vais a ver esta noche es una fiesta, disfrutad cabrones”, así se expresó el encargado de animar a que la gente aplaudiera la aparición del pequeño gigante. Con el pelo azulado de su etapa con “La montaña rusa” y una chaqueta magenta, el gran anfitrión hizo su debut en Madrid y comenzó su función al ritmo de “Volver a disfrutar”, canción perteneciente a la banda de pop rock que inventó hace 18 años.

“Las Ganas” fue la segunda canción que escogió para el estreno de una gira que se extenderá durante siete largos meses y con la que Dani Martín cantará en España, Londres, México y Perú las míticas canciones de ‘El Canto del Loco’, y también, de su carrera musical como solista. Tras el single más escuchado de su tercer disco volvió a recordar aquellos años locos a los que el propio Dani Martín define como la etapa más bonita de su vida. “La Suerte de mi vida”, “Peter Pan”, “Puede ser”, “Contigo” “Besos” e “Insoportable” no podían faltar en este homenaje en el que Dani Martín celebra su mayoría de edad dentro del entorno musical. A las 22:30  sus fans demostraron al madrileño que aunque solo  pasaron ocho días desde su estreno en las plataformas digitales ya se sabían “Dieciocho”. No obstante, unos minutos más tarde todos estaban gritando ese “que se mueran de envidia” iluminando con sus móviles el antiguo Palacio de los Deportes. Tras ese “sabes que eres un poquito insoportable” y debido al calor existente, Dani Martín no lo dudó un instante y decidió coger cubos de agua para mojar a sus fans, así como empaparse a sí mismo en medio de una multitud de fanáticos que tuvieron a escasos centímetros a su referente musical. Solo él tiene el valor para desatar su locura sin importarle las reglas y solo pocos como él sacan a una fan de la pista para cantar con él una canción como “Contigo” que había interpretado en otras ocasiones con su amigo Fernando Tejero (‘La que se avecina’). 

Ya en el ecuador de ese gran concierto que duró dos horas y media, con el pelo mojado del agua que se había tirado encima, pero con un look mucho más ‘rockero’, Dani viajó hasta el año 2010, momento en el que daba sus primeros pasos como solista para recordar su adolescencia con “16 añitos”. Tampoco se olvidó ni de “Mi lamento” ni “Mira la vida”, dos canciones que forman parte del disco que como el propio cantante dice “su hermana le hizo por él”. Así fue como el hijo de Manolo y Carmen, quién pese a tener una formación actoral, su sueño siempre fue dedicarse a la música y formar una banda de pop ayudó a los presentes a desquitarse de sus problemas por un rato con canciones como “Son sueños”, “Una foto en blanco y negro”, “Mi teatro”, “Que bonita la vida”, “Cero” o “Emocional”. Sin embargo, uno de los momentos más emotivos de la noche se produjo cuando incluyeron un banco en la pasarela que se conectaba con el escenario y Dani salió en compañía de su guitarra dando las gracias a todos por haber sido testigos de sus 18 años de carrera. En medio de esa gran multitud dedicó “Tal como eres” a su primo David Otero (‘El Pescao’), una canción que habían compuesto juntos como muchas otras de ‘ECDL’. No obstante, el concierto que contó con la presencia de personalidades como Ana Fernández (‘Las Chicas del Cable’) fue dedicado en su conjunto a su amigo Coque Malla. 

Entorno a las 23:50 aún quedaba una canción que el gallo y su público le pedían a Dani Martín con tanta insistencia. Se trataba de “Zapatillas”, esa canción que a principios del siglo se convirtió en un tema musical que no podía faltar en ningún garito. De esta forma, el cantante madrileño despidió el gran debut de su gira, un estreno que no había dejado indiferente a nadie, pero que dejó con ganas de más. Faltó “Un millón de cicatrices”, no se escuchó “Personas” ni “París”, ni “Gretel”, ni “Los Valientes de la Pandilla”, ni muchas otras. Aun así el pequeño gigante supo combinar a la perfección los momentos de adrenalina con sus particulares baladas, así como su etapa dorada en ‘El Canto del Loco’ con su pura sensibilidad de los ocho años que lleva como solista. Dani Martín volverá a reencontrarse con sus fans y lo hará con una gira que más que de desastres habla a la generación de éxitos, trabajo, reivindicaciones y mucha verdad. 

La admiración de un fan hacia Dani Martín

-“¿Será que me habré hecho mayor y que algo nuevo ha tocado este botón para que Peter se largue?”
-No, solo hemos crecido y aunque ya no seamos esos niños pequeños que lo sentían todo, lo seguimos sintiendo ayer, hoy y hasta el fin por ti. Aún entramos en cada garito con zapatillas aunque nos miren mal al pasar y nos desesperamos si no vuelves para llenar algún que otro estadio.
-¿Queréis que vuelva, queréis más?
-Jura que lo harás porque te echamos de menos y te queremos igual, tanto en tu etapa más “rockera” que te inventaste hace años para contar tus locuras y tu universo interior en compañía de tu primo ‘El pescao’ como con tu carrera en solitario donde nos demostraste tu sensibilidad para no pensar que éramos bichos raros. No importa el tiempo que pase. Tampoco si vuelves solo o con aliados porque aunque ya nada volverá a ser como antes, nosotros “por ti lucharemos” y daremos más de un duro siempre que queramos cantar “Contigo” e “Insoportable”.
“Puede ser” que lo malo sea hoy y que solo quede mi lamento y el tuyo, ese que dedicaste a tu hermana, pero “Pequeño” nos ayudó a desahogarnos “por las venas”, y también, para recordar que con solo “16 añitos” comenzamos a ser esos valientes de la pandilla que nacimos de las ganas por hacer de este mundo distinto y de unos padres que hicieron también su camino a poquito, los mismos que dejaron que nos equivocáramos para encontrar el nuestro.
“Lo que nace se apaga” pero en esta “guerra de pasos” con conflictos al lado nosotros nos desplazamos a tu “teatro” cada vez que queremos saber lo “bonita que es la vida”, la que da todo de golpe y luego te lo quita. Aunque no creas tú, también fuimos pequeños con miedos a los que les enseñaste a buscar ahí dentro, donde tenemos nuestro poder. Y tu generación, las anteriores y posteriores “volvieron a disfrutar” en ese mismo estadio con algo que decir que no deja de ser “emocional” cada vez que te ven dando lo mejor de ti mismo. 

Nos permitiste empezar de “cero” esta historia con cada concierto y todos(cantante, músicos y fans) regresamos al pasado por unas horas para vivir ese tiempo de más grandezas que desastres. Dieciocho años y 365 días multiplicados por dieciocho, miles de momentos eufóricos, de volvernos locos y de gritar tus canciones hasta quedarnos roncos. Nos ayudaste a enseñar nuestras cicatrices para poder saltar todos esos “charcos”. Aunque se caiga el techo y no podamos respirar, pese a que nos duela el alma, vivamos un amor de mentira o aunque creamos que no queda nada y que no habrá más Beatles ni más Stones, siempre estarás tú para intentar que nos levantemos con esas ganas por lucharlo más, así como para evitar que no pensemos en lo demás cuando estamos a tu lado saliendo en el telediario y haciendo historia una vez más.
“Cada día” evitaremos en nuestras vidas a esos adultos que se ponen ese disfraz carente de autenticidad que se rompe al vivir y aunque sabemos que siempre muere lo que vimos construir o aunque lo bonito dure un rato y luego se vuelva a ir, sea en Venecia, Verona, “París” o Madrid soñamos con seguir caminando contigo sin que nada ni nadie nos quite jamás la ilusión ni esas “millones de luces” que tú nos insertaste. Caminaremos y seremos valientes para quitarnos las máscaras sin vergüenza al qué dirán los que aún no se atreven a ser lo que son y mostraremos mirando al frente lo que somos; tal y como tú nos enseñaste, luchando por un mundo más justo y más humano en el que sus habitantes se limiten a ser solo “personas”.

Información sobre Dani Martín: http://www.danimartin.com.es/

Deja un comentario