Mario Domínguez, la voz de esos jóvenes intérpretes que luchan por sus sueños

mario dominguez actor

«La crítica es el mayor miedo que tengo a la hora de interpretar». Esa fue una de las tantas confesiones que hizo Mario Domínguez a Te veo y les cuento. El joven intérprete no tuvo ningún problema en mostrarse como un libro abierto; un chico de 19 años que luchó por lo que quería y se mudó a Madrid para poder cumplir ese sueño vinculado a la actuación. Con 18 años recién cumplidos él tuvo la valentía de dejar atrás su amada Galicia para estudiar Dirección de cine e interpretación en el mismo lugar en el que se rodó ‘El Internado’. Mario se sintió solo y perdido en muchas ocasiones, pero como ser humano que es aspira a más y no se rinde. Hace poco se animó a participar en el casting de la 3 temporada de ‘Paquita Salas’ con un vídeo que presentó a través de Internet. Ni los Javis ni Paquita le llamaron. Aún así, él resiste y volverá a intentarlo si hay cuarta parte.

«Para cambiar el mundo quizás haya que destruir aquello que existe y lo corrompe.»Me gustaría poder meterme de lleno en la piel de un protagonista imperfecto que se rebele contra la sociedad cruel e injusta en la que vive». Mario Domínguez tiene las ideas muy claras y es capaz de hablar de diferentes maneras de rebelarse contra las injusticias y todo lo que le frustra de la forma más pacífica. Él es único, valiente y diferente por eso cae bien a todas esas personas que no son clones de esa inmensa mayoría , esa misma que no se atreve a mostrarse como es por miedo al que dirán. Este actor habla de su homosexualidad sin tapujos y reivindica la importancia del femenismo en la ficción. Es un chico que se marca sus propios límites, que considera que siempre habrá algo del pasado de los personajes con lo que sentirse identificado y que nunca dejará de tener bonitas palabras para todos esos intérpretes, cantantes, escritores o productores a los que admira.

mario dominguez actor
Mario Domínguez posa para su Instagram.

El gallego creció junto a ‘Rebelde Way’ y ‘Casi Ángeles’, esas series de esa productora argentina con las que descubrió su verdadera pasión y el rumbo que tomaría su vida. Sus padres le apoyaron económicamente y le animaron a no tirar la toalla sin antes haberse jugado por lo que él sintió como vocación desde que era un niño. En ese universo en el que una de sus  mejor aliadas fue ‘Floricienta’, Mario conoció a Lali Espósito, la chica con la que entendería que para emocionar a los demás hay que aportar credibilidad al personaje mediante la constancia y la naturalidad.  Años más tarde se nutriría de actores de la talla de Javier Bardem y admiraría a los Javis hasta el punto de querer formar parte de ‘Paquita Salas’, esa serie que reivindica la situación actual de muchos actores en España.

mario dominguez actor
Mario Domínguez junto a sus compañeros de interpretación con los uniformes de ‘El Internado’ para un especial en Antena 3.

Este estudiante no lo tiene fácil,  pero lucha y se sube siempre que puede a las nuevas aventuras que se va encontrando en el camino. Ya logró estar en ese reencuentro de los protagonistas de ‘El Internado’ que se emitió en Antena 3. También ha sido partícipe de la coreografía de una mítica canción de «La La Land» en el Teatro Alcázar de Madrid. Solo le queda que alguien confíe en su talento. Quizás al principio sea el amigo del protagonista de la historia o uno de los tantos figurantes, pero él seguirá luchando para demostrar su calidad interpretativa. Entre anécdotas y alguna que otra risa, Mario expresó que está cansado de ver  en la ficción a chicos homosexuales que salen del armario y muestran sus inseguridades. Él quiere ver en una producción cómo un gay, una lesbiana o un transexual están integrados en la serie al contar todos, al igual que los demás personajes, sus problemáticas amorosas, sus inquietudes y sus diversos objetivos.

Esta es la historia de Mario Domínguez; un ejemplo de resistencia en un mundo al que no es tan fácil acceder si no llamas a las puertas o si no haces ruido mediante cortometrajes o obras teatrales pequeñas. Él sabe que los principios son duros, pero resiste y confía en que su camino tiene que estar vinculado al arte en todas sus formas. Sino es como actor, será como productor o como creador de un posible guión que se convierta en la película revelación del año. El joven gallego es consciente de que el esfuerzo es la clave del éxito. Por ello estudia, se forma y siempre que le dejan se sumerge en la piel de diferentes personajes, aunque de momento solo le vean 20 personas. Su gran meta es llegar a protagonizar una serie reivindicativa que normalice la diversidad, la libertad y la homosexualidad, pero también le encantaría poder participar en una ficción basada en algún libro de Blue Jeans si se diese la oportunidad.  Lo cierto es que nada ni nadie le cortará las alas jamás y siempre intentará brillar hasta salir de las sombras y del más gris anonimato para comerse el mundo y triunfar.

Deja un comentario