Breves comparaciones y análisis de las telenovelas de los distintos mercados

 

Antes que nada he de decir, que hago esta crítica/análisis, habiendo podido ver tantas telenovelas como para hablar de Mexicanas, Peruanas… así como producciones bíblicas. Y es precisamente de todas estas que voy a hablar, empezando por la amplia variedad de producción de las telenovelas latinas, las cuales suelen ser las más comunes, a la par que no. Y es ahí, donde encontré la jugosidad del asunto.

Las telenovelas latinas, son producciones que tienen una historia recta de romance, drama, comedia, etc, en la que no solo los personajes tienen una historia lineal, si no que también van desde los 70 a los 250 capítulos. Y no solo eso, si no que tienen una amplia gama de calidad de producción, que se pueden clasificar, no solo como clásicas y modernas, si no, que también por país y productora. Ya que en cada país y productora, las hacen de una forma única, cuya diferencia reside no solo en la clara división entre clásicas y modernas, si no que también en los detalles.

Doña Barbara

Por ejemplo, Televisa suele hacerlas clásicas y/o remake de hasta el remake y con unas villanas que suelen tener unos severos e interesantes problemas psicológicos que las obliga a matar. TV Azteca, tiene algunas hechas con calidad, como es el caso de Cuando seas mía, una telenovela clásica hecha con un alto y competente nivel de calidad. Y hasta modernas, como Cielo Rojo, Amor Cautivo y Emperatriz. También está Telemundo, que tiene una amplia gama de estilos, las hay clásicas pero contundentes como Te voy a enseñar a querer, románticas de fantasía como La mujer en el espejo y Dame Chocolate. Sobrenatural como La Venganza, El cuerpo del deseo y en cierta medida, La viuda de Blanco. Y ”Wéstern” modernizado y con una cierta y exquisita calidad cinematográfica, como son Pasión de gavilanes, La Tormenta y Doña Barbara. Estas últimas producciones, además de tener un estilo cinematográfico, suelen tener una larga duración y un extremado cuidado en los detalles. Llegando a mostrar personajes que a veces muestran tener varias facetas, provocadas por sentimientos algo contradictorios de su papel. Pero no llega a ser tan agudizado como en las series diarias, aunque de eso hablaré en el siguiente post. Aunque las actuales o pseudo-modernizadas, tienen una clara falta dejadez en esos detalles, un claro ejemplo es el remake de la exquisita Doña Barbara, llamado La Doña o como le dicen en Chile, Altagracia.

Isabella, mujer enamorada

Luego están las Peruanas que también tienen su calidad, pero suelen ser del estilo clásico de calidad o clásico modernizado. También las clásicas Chilenas que visualmente tienen una calidad tipo las mejores de Telemundo, pero como son tan cortas, no llegan a mostrar tantos cambios en los personajes. Unos claros ejemplos son El señor de la querencia y La Doña (chilena). Lamentablemente también están las actuales, que la mayoría tienen un tono un poco monótono que hace que no sean tan buenas como las que cito. Y para finalizar las bíblicas que son producciones que se lleva mucho en Turquía y Brasil. Son producciones hechas con un alto nivel como las mejores de Telemundo, pero con una estética un tanto propia que las diferencia aunque tienen el problema de doblajes de pésima calidad cuyas voces se salen por completo de las gesticulaciones de los actores al hablar.

José de Egipto y Moisés y los 10 mandamientos

| Nota escrita por Alex.

 

Deja un comentario