Madrid se rinde al talento y la autenticidad de Alfred García

Alfred

Histórico, diferente y verdadero con lo que ha creado a partir de sus propios melodramas infinitos. Qué es ya Madrid sin Alfred García haciendo un debut triunfal en la sala Joy Eslava que conecta Ópera con Sol. Una ciudad abarrotada, bonita y llena de arte a la que le faltaba ese cantautor que se preocupa por su público, que pone la piel de gallina y hace unos agudos a los que pocos como él llegan. Eran las 21:00 del 1 de marzo. Qué larga se hizo la espera, pero por fin el músico catalán despegaba con su segundo concierto de la gira al ritmo de «1016». La canción representa ese número de casting con el que comenzó a escribir los primeros capítulos de él mismo, ese joven que soñaba con hacer su propia música.

Pequeño resumen del segundo concierto de Alfred García en Madrid.

El día anterior ya había personas que habían experimentado esa primera fecha en la que las entradas se agotaron en cuestión de segundos. Otros agradecieron que Alfred García diera un segundo concierto en Madrid. Aun así, todavía fueron muchos los que se quedaron sin poder verle en directo. No son tantos los músicos que consiguen sould outs con su primer disco en varias ciudades. Quizás es porque transporta a todos a su planeta personal, un lugar llamado «1016» en el que no se olvidó de «Madrid», «Barcelona», «Londres» y «Sevilla».

Alfred García con uno de sus guitarristas en el segundo concierto que hizo en Madrid.

Antes de esas casi dos horas muchos de sus fans esperaban ilusionados que algún compañero de ‘OT 2017’ se subiera al escenario para cantar con Alfred García, pero con Joe, ese miembro del jurado que le apoyó desde el principio, sus músicos y Carlos Sadness fue más que suficiente. Solo le quedaban 13 días para cumplir los 22 años y el cantante que «en tiempos de reggaeton toca el trombón» conquistó a Madrid con dos noches en las que no faltaron «Que nos sigan las luces», «Wonder», «Volver a empezar», «Sevilla», «Londres» o «De la Tierra hasta Marte», ni tampoco esos amigos que le han acompañado o apoyado desde sus comienzos en la música como Roi, Marina, Ricky , Thalía y Elena Rivera en el primero o como Nerea, Raoul, Magalí o Itziar Castro.

Alfred García da toda su energía en el segundo concierto de su gira por Madrid.

El compositor es su propia estrella no solo cuando escribe esas letras que reflejan su alma noble, sino también cuando no tiene ningún reparo en bajarse del escenario para vivir intensamente con sus fans la música o dedicarle un trocito de «Por si te hace falta» a personas del público que tienen discapacidades que les hace únicas, diferentes y verdaderas. Este momento ocurrió en el segundo concierto de la gira y generó las lágrimas de algunos, así como los aplausos de todos los presentes. Tampoco podemos olvidarnos de sus bromas al presentar a Carlos Sadness con quién cantó «No cuentes conmigo» y mucho menos de facilidad para tocar el piano, la guitarra y el trombón para poder ofrecer un espectáculo original en cuatro idiomas distintos: castellano («Volver a empezar»), catalán («Et Vull Veure»), portugués («Amar Pelos Dois»), e inglés («Let me go)».

Alfred García junto a Carlos Sadness para cantar «No cuentes conmigo» en Madrid.

El arte musical lo tiene incrustado en sus venas. Alfred García es un torrente de energía que guarda con cariño ese 14 de diciembre en el que sacó su primer trabajo como solista, pero que tendrá una colección de días felices en los que brillará al ritmo de sus canciones. «1016» ya es disco de oro y recibió la sorpresa justamente en Madrid tras salir de su primer concierto. En su segundo día muchos se fueron a sus casas afónicos, tanto los que habían repetido como los que aún no habían tenido la suerte de escucharle de cerca. La sorpresa del artista fue que algunos se supieran las canciones en catalán y aclamaran ese regalo que le hizo a su ciudad llamada «El Himno del Prat».

Alfred García recordó su etapa en el concurso con canciones como «Vete de mí».

El 1 de marzo no cantó «City of Starts», pero si homenajeó a Pereza y versionó canciones a las que había hecho frente en galas de ‘OT 2017’ como «Vete de mí» o «Amar Pelos Dois», una canción de Salvador Sobral en la que Alfred García se lució al cantarla también en a capella para su público. Esta apoteósica noche en la que brillaron todos sus músicos fue contemplada por sus padres desde el palco de arriba. Como no podía ser de otra manera, al igual que capturaba la pasión del pequeño Alfred por cantantes como Michel Jackson hace años, Alfredo grabó cada tema musical cantado por su hijo con su propia cámara de vídeo.

Alfred
Alfred García demuestra su talento a ,Madrid dos noches consecutivas.

Hubo canciones para saltar y gritar junto a Alfred como «Volver a empezar» o «Lo que puedo dar» y otras que hicieron historia como «Madrid». Los propios habitantes de la ciudad que nunca duerme fueron testigos de la emoción que sintió Nerea cuando el cantante catalán que había compartido con ella el sueño de ascender con su música le dedicó la canción y miraba hacia donde se encontraba. Increíble también fue cuando dejaba que sus fans le cogieran de la mano o cuando en mitad de «Amar pelos Dois» se preocupó por una chica que estaba mareada y le tiró una botella de agua.

Alfred García cantado «1016» en el comienzo del concierto de Madrid.

Nadie podrá olvidarse de su cercanía, pero mucho menos esa fan a la que subió al escenario para que se sentara con él al piano mientras cantaba «La Ciudad», una canción que erizó la piel a cada persona que había ido hasta la sala Joy Eslava. «Let me go» fue la carta de despedida, una fiesta en la que no estuvo Love of Lesbian, pero que fue muy destacable por el sonido de las guitarras y los confeti. Sin embargo, esas centenares de personas no dudaron en cantar al unisono «El Himno del Prat», ese homenaje que hizo Alfred a la ciudad catalana en la que nació y creció. Nadie quería irse. Acababa una canción y todos querían que la volviera a cantar otra vez. No importaba si lo hacía acompañado de sus músicos, de un invitado o a capella porque sus fans no deseaban que llegara el bis final. Esa es la magia de Alfred García, un músico inigualable que se ha metido en el bolsillo a varias generaciones.

Deja un comentario