‘Amar es para siempre’ abraza la inclusión y el amor libre con Luimelia

Luimelia

Luimelia es para siempre. Se lo han demostrado a los espectadores y a todas esas personas que se sentían marcadas por los prejuicios sociales. Las dos han sido la conciencia de todos esos seres a los que les ha costado avanzar y aceptar que el amor no necesariamente tiene que estar vinculado al heteropatriarcado. Juntas han sido un atisbo de luz en medio de un contexto que aún condenaba a la cárcel a los homosexuales y los menospreciaban al considerarlos enfermos mentales.

Primera parte de la gran historia de amor lésbica de ‘Amar es para Siempre’.

Los personajes interpretados por Paula Usero (‘Velvet Colección’) y Carol Rovira (‘Presunto Culpable’) han sido los altavoces de muchas chicas que en pleno siglo XXI aún no se atreven a confesar sus preferencias sexuales a su propia familia o que consideran que lo que sienten es antinatural. Estos hechos demuestran que la lucha entre la comunidad LGTB por la inclusión sigue siendo necesaria. Es bastante triste, pero no hace falta salir fuera de nuestras fronteras para saber que la igualdad y el respeto en lo que respecta a esta temática tienen algunas batallas que librar.

Luisita y Amelia en la séptima temporada de ‘Amar es para siempre’/Antena 3.

La decisión de incluir una pareja lésbica en una trama ambientada en los años 70 ha sido muy positiva. Luimelia no solamente ha logrado ganarse los aplausos de los televidentes españoles, sino que ha cautivado con su amor a otros países de habla inglesa. Seguramente sea por haber contado una historia que actúa de espejo al hablar de una realidad social que sucede en la actualidad, aunque con menor envergadura. No obstante, la discriminación hacia la diversidad sexual por parte de las mentalidades más cerradas sigue siendo un hecho contra el que luchan las nuevas generaciones y las que ya tenían una concepción diferente a lo que dictaba su época.

Luimelia en la serie diaria española ‘Amar es para siempre’/ Antena 3.

Adentrándonos en su trama amorosa, Luisita es esa joven alegre que llegó al barrio como la hija de Manolita y Marcelino. Jamás se hubiera imaginado que se enamoraría de una mujer y que gracias a Amelia se atrevería a reconocer públicamente que sus preferencias sexuales no concordaban con el patriarcado existente en 1975. Al principio, ambas chicas comenzaron una gran amistad basada en el apoyo mutuo. Luisita fue la fe de esa vedette para poder elevar su propio vuelo y dar rienda suelta a su sueño de ser artista. Amelia fue su voz, el impulso que le permitió a esa alma genuina descubrirse a sí misma y ser mucho más valiente.

El primer beso de Luimelia en la serie ‘Amar es para siempre’/Antena 3.

Luisita se rebeló contra su padre, Marcelino, a quién le costó muchos capítulos más que a Manolita aceptar la relación de su hija con una mujer. Ella solo anhela una vida donde poder besarse e ir de la mano sin miedo al que dirán o a ser encarceladas, una vez más. Tanto esta joven apasionada y alegre como Amelia sufrieron la incomprensión de los más conservadores, pero ninguna se rindió tras los rechazos. No faltaron en su relación las cartas, el baile que dio paso a su primer beso, los encuentros clandestinos, su primera vez y sus ganas por tener su propio hogar. Lo suyo pasa por estar juntas y no agachar la cabeza, así lo dijo Luisita en un capítulo en el que dejó de atormentarse por las habladurías de la gente que se fuese enterando de su orientación.

Luimelia se besa en la serie diaria ‘Amar es para siempre’/Antena 3.

Juntas han luchado contra lo «antinaural» e incluso se han propuesto huir de la homofobia e irse a California para disfrutar de su amor con total libertad. Las dos han sido un ejemplo de valentía y resistencia pese a vivir en tiempos revueltos, especialmente los referidos a la inclusión, la normalización y el trato igualitario hacia los homosexuales. Luimelia solo son dos referentes que han hablado a través de dos grandes intérpretes como Paula Usero y Carol Rovira. Genera bastante frustración que una pareja lésbica sea noticia, sí lo es solo pone en tela de juicio una cosa: La necesidad de más personajes protagonistas homosexuales que puedan convivir con los heterosexuales, tal y como ha sido el caso de la última temporada en emisión de ‘Amar es para siempre’.

Deja un comentario