‘Juego de Tronos’: La guerra más oscura y la gran aliada de Invernalia que salvó a Poniente

Juego de Tronos

Apoteósica, indescriptible y emocionante. El tercer capítulo de la octava temporada de ‘Juego de Tronos’ ha ido un paso más allá de las teorías que se habían hecho los espectadores sobre cómo sería el final tras la gran guerra entre Invernalia, sus aliados y el rey de la noche. Muy pocos se esperaban esa última escena caracterizada por la pequeña Stark (Maisie Williams) a la que ya la consideran una auténtica heroína. Ni Cersei, ni Daenerys Targaryen, ni Jon Snow. Según los seguidores de la histórica serie de HBO, Arya tendría que gobernar los Siete Reinos y sentarse en ese ansiado trono de hierro.

Panorama del tercer capítulo de la octava temporada de ‘Juego Tronos’/HBO.

Sin hacer demasiados spoilers hay que afirmar que si Ned Stark levantara la cabeza estaría muy orgulloso de la menor de sus hijas. No obstante, la muerte ha acechado a Invernalia en esta última parte de ‘Juego de Tronos’ y los caminantes blancos se han llevado por delante a más de un personaje emblemático que ha sido crucial en las anteriores temporadas. Sin embargo, las cosas podrían haber ido peor para los combatientes del norte de lo que se imaginaron muchos de sus fans.

Una de las impactantes escenas de la octava temporada de ‘Juego de Tronos’/ HBO.

Como ocurre en todas las ficciones, no llueve a gusto de todos. Aun así, la mayoría se siente satisfecha con esos 77 minutos de pura acción en la que cada silencio representaba un posible ataque mayor por parte de los caminantes blancos. Los sacrificios, la valentía y la astucia de algunos personajes han sido claves en esta batalla campal en la que la oscuridad no distinguía entre si caía un miembro del ejército del rey de la noche o un aliado más. «Gracias Melissandre y señor de la luz por encender las trincheras para que los espectadores pudiéramos ver algo». De forma irónica, los fans de ‘Juego de Tronos’ han comentado por Twitter la poca claridad con la que se ha visto esta épica guerra.

Jon Nieve y Daenerys en el capítulo ocho de la última temporada de ‘Juego de Tronos’.

Espectacular ha sido la banda sonora, los silencios que daban paso a escenas terroríficas, ese castillo de Invernalia invadido por esos caminantes blancos que no daban ni un respiro ni a los protagonistas, ni a los televidentes. Son muchos a los que el frío y la muerte de Invernalia les ha dejado sin aliento hasta el punto de gritar desde sus casas o querer tirar los cojines al suelo. Quizás haya habido suicidios colectivos que se podrían haber evitado, finales que estaban sentenciados antes de esta gran guerra que librará en su recta final con sus supervivientes una batalla de alta envergadura: la lucha por el deseado trono de hierro.

Deja un comentario