La evolución de la líder de ‘Las Chicas del Cable’: La historia de una mujer inteligente y avanzada a su época

Lidia Chicas del cable

Recuerdo perfectamente el primer día que conocí la historia de la líder de ‘Las Chicas del Cable’. Parecía feliz soñando en voz alta con esa amiga que pocos segundos después moriría en sus brazos. Compartía mi mismo sueño (viajar a Argentina) y eso que éramos de dos épocas totalmente distintas. En sus tiempos, ser mujer era sinónimo de sumisión, de ser tratada por los hombres como objetos que solo podían limitarse a ver, callar y asentir sin poder tomar decisiones por voluntad propia. Sin embargo, ella estaba cansada de esa situación en la que todas, ricas o pobres querían lo mismo: ser libres. Para ello era necesario luchar, aunque para eso tuviera que saltarse las leyes, las reglas y la moralidad de 1928.

El reencuentro de Alba y Francisco en la primera temporada de ‘Las Chicas del Cable’/Netflix.

Desde que era casi adolescente, Alba sabía perfectamente que su progreso sería posible a kilómetros del lugar que había sido testigo de su niñez. Por ello emigró a la gran ciudad en compañía del primer y único gran amor de su vida: Francisco. Los dos tenían sueños que jamás pudieron compartir porque las circunstancias les separaron por años. Mientras que a finales de los años 20, él se había convertido en uno de los directivos de la compañía de teléfonos más prestigiosa de la capital, ella se veía obligada a robar y a engañar por pura supervivencia. Así fue como surgió el reencuentro más esperado por los seguidores de ‘Las Chicas del Cable’; con un engaño con el que Alba pudo mentir a todos, menos al hombre con el que habría formado en otros tiempos una bonita familia, humilde quizás, pero verdadera sin lugar a dudas.

Lidia y Carlos en las primeras temporadas de ‘Las Chicas del Cable’, serie emitida en Netflix.

Alba fue admitida como telefonista en la compañía telefónica madrileña bajo una falsa identidad y pasó a llamarse Lidia Aguila transformándose en una auténtica chica del cable. En ese proceso Carlos se enamoró de esa mujer seductora, inteligente, valiente y segura de sí misma que en principio no se deja guiar por el corazón, pero sí por la razón. Lo que desconocía ese apuesto joven eran sus intenciones ocultas. La autora del robo a esa institución estaba dispuesta a cometer un delito más con tal de respirar esa ansiada libertad e independencia. No obstante, la obsesión de ese hombre por obtener el amor de esa ladrona con cara de inocente hicieron perder los estribos al hijo de la verdadera villana de esta trama: Doña Carmen (Concha Velasco).

Lidia junto a Francisco, el gran amor de la líder de ‘Las Chicas del Cable’, serie de Netflix.

Adentrarse en los acontecimientos de esa nueva mujer supuso ser testigo directo de un triángulo amoroso que dio paso a las indecisiones, a las intrigas, las dudas y la estabilidad de su futuro. Vi como luchó contra su corazón para ser independiente y desligarse de cualquier relación que pudiera atarla de nuevo, pero también como creyó enamorarse del hombre equivocado y darle una nueva oportunidad al verdadero amor de su vida. Todos los seguidores de ‘Las Chicas del Cable’ recuerdan su sufrimiento cuando estuvo a punto de casarse dejando atrás sus anhelos, de las lágrimas que derramó por culpa de la madre del que iba a ser su esposo, especialmente cuando le arrebató a su pequeña hija, Eva.

Las protagonistas de esta historia feminista en la 4 temporada de ‘Las Chicas del Cable’.

Lo cierto es que Lidia Aguilar no hubiera podido sola contra el dolor sino hubiera sido por esas cuatro amigas que conoció en los inicios de su impactante historia como mujer trabajadora. Juntas lucharon a favor de los derechos femeninos, de la igualdad, así como la libertad en un contexto en el que además de revolucionarias fueron apodadas como ‘las chicas del cable’. A esta joven ladrona que se vio en la tesitura de mentir para vivir le debemos la evolución de sus amigas, quiénes tras conocer su fuerza tuvieron la valentía de enfrentar sus miedos y en algunas ocasiones a los hombres que contaminaban sus vidas o intentaron borrar de cuajo sus sueños.

Lidia Aguilar en una de las temporadas de ‘Las Chicas del Cable’, serie de Netflix España.

La protagonista interpretada por Blanca Suárez nunca dejó de ser esa narradora que contaba en primera persona las situaciones injustas a las que se exponían las mujeres por el simple hecho de no ser del género opuesto. Tampoco se olvidó de luchar en memoria de las que nunca pudieron hacerlo por miedo a sus padres y posteriormente a sus maridos. Lidia nunca recibió un «no» por respuesta y si eso sucedía era capaz de llegar hasta las últimas consecuencias para conseguir lo que se proponía. Es la líder de ‘Las Chicas del Cable’ por haber cuidado de sus amigas como una hermana mayor, por haber evolucionado y haber transformado a esa joven ladrona en la mano derecha de la compañía telefónica, pero también por haberlas abierto los ojos a todas hacia la mismísima libertad.

Blanca Suárez como Lidia Aguilar en ‘Las Chicas del Cable’, serie de Netflix España.

Lidia Aguilar de ‘Las Chicas del Cable’ nos ha demostrado que siempre será necesario dar voz a todo aquello de lo que otros quieran despojarnos, pero nos pertenezca. Sufrir tanto y presenciar pérdidas le ha armado de valentía para no rendirse ante las adversidades. Si pudo ver con sus propios ojos encarcelamientos injustos y privaciones podrá hacerle frente a la Guerra Civil española en esa quinta temporada que Netflix emitirá en 2020. «Hacen falta muchos golpes para romper a un corazón enamorado». Ella misma dijo esas palabras alguna vez sin ser consciente de la dura travesía que afrontaría sin perder de vista los valores que le llevaron a ser una mujer avanzada en una época machista y retrógada.

Deja un comentario