Alba Reche: Una auténtica quimera

alba

Lo puedo confesar abiertamente. Viví una auténtica quimera encabezada por Alba Reche, esa artista que ya había conquistado a muchos en sus inicios televisivos como concursante de OT 2018. Era domingo y una niebla dificultaba ver con nitidez el largo recorrido que hizo el autobús hasta el punto de encuentro. Llegué a Fabrik y percibí la libertad sexual en el ambiente. Los protagonistas de la noche fueron todos aquellos que están más que orgullosos de pertenecer al colectivo, pero también, los que siempre estuvimos de lado de un mundo inclusivo y respetuoso con el otro.

Alba Reche durante la actuación en Tanga XXL / Foto de Epdi (@Patryabril95).

Pasaron los minutos y por fin apareció la persona por la que nos atrevimos a ir a la aventura. Lo vieron mis propios ojos. Una vez más, Alba Reche pisó con fuerza un escenario ante un público pletórico. Comenzó ese delirio positivo con esa voz que casi te susurra al oído, que seduce y que causa la euforia de muchas almas que encontraron en la reina de Elche a ese referente al que admirar por siempre. Brilló y deslumbró a todos los presentes.

Alba Reche durante su pequeña actuación en Tanga XXL / Foto de Epdi (@patryabril95)

Ya en los ensayos supe que cantaría “Aquí Estoy”, esa canción de Camila Gallardo con la que se siente identificada. Alba versionó el tema de esa cantante chilena que se ha convertido en una amiga con la que compartir música; la misma con la que se reencontró en Madrid hace unos días. Quizás para hacer juntas una posible colaboración, o quizás únicamente para divertirse.

Alba Reche cantando sus canciones en Madrid / Foto de Epdi (@Patryabril95).

La creadora de “Quimera” volvió a derrochar esa sensualidad que le define, esa sonrisa que encandila a quien no hay tenido la suerte aún de escuchar ese primer disco que ha garantizado el don de la cantante para crear magia con letras que a través de la mitología griega son el espejo de su mismísima esencia. En ese pequeño encuentro llamado Tanga XXL no podía faltar “Medusa” para que sus fans le hicieran los coros, especialmente en esa parte que dice “a cuchillo, pero con amor”. Alba Reche tampoco se olvidó de “Eco” y recordó una de las canciones que enamoraron a los seguidores de OT 2018 con “Este amor ya no se toca”. Sin lugar a dudas, no había mejor mensaje que el de ese tema musical para esa noche. La defensa del amor libre, ese que no está contaminado por los prejuicios sociales.

Alba Reche junto a una bailarina en Madrid / Foto de Epdi (@Patryabril95).

No conté los minutos, pero se hizo demasiado corta su actuación. Queríamos escuchar más de sus composiciones. Lo bueno duró demasiado poco, pero nos quedan esos conciertos de Alba Reche en los que podremos disfrutar de su talento sin quedarnos con esa sensación deseosa de vivir una quimera más longeva. Mientras nos quedamos con el aperitivo de haber sido testigos de su presencia escénica, de sus bailes enérgicos y de su profesionalismo simulando ser una artista que lleva demasiados años en la industria musical.

Agradecimientos a Neolabels por la acreditación

Deja un comentario